ECLIPSE DE LUNA LLENA

por | Ene 23, 2019 | Meditación | 0 Comentarios

La luna tiene una enorme influencia en nuestro mundo. Influye en las mareas, regula los ciclos de la naturaleza y puede afectar en mayor o menor medida a diferentes niveles del ser humano. Genera una hipersensibilidad, según se manifieste dependerá de en qué momento vital nos encontremos, acentuando ese estado. Puede afectar al sueño, al estado de ánimo, a la conducta, a nivel hormonal en la mujer y en los embarazos y partos entre otras muchas cosas.

A nivel más sutil la luna representa las emociones, el lado de la madre, la parte femenina por excelencia, lo oculto, la magia, el misterio.

Por eso cuando hay fenómenos que conjugan una luna llena, en este caso en Leo, junto con un eclipse total esos efectos sutiles o directos pueden multiplicarse.

Es tiempo de cambios, unos deseados, otros inesperados y en cualquiera de los casos, de cambios rápidos. Algunos de ellos los podremos sentir de forma directa y otros se producirán a un nivel más sutil y podremos ser conscientes de ellos más adelante.

La energía que se produce en este eclipse es potente, fuerte, emprendedora, enfocada a la acción, a iniciar el movimiento, a poner en marcha proyectos, a no mirar de forma pasiva, sino a ser activos y proactivos. Y al mismo tiempo impulsa también a dejar cerrados asuntos pendientes.

Así que sientas lo que sientas, canalízalo a través del corazón y la calma. Es mejor que evites tomar decisiones impulsivas en este momento. Date un espacio, medita en tu interior y fíltralo todo a través de tu corazón, no desde tu mente, ni desde tus emociones. No es momento de acción-reacción, sino de toma de decisiones medidas, solidas, que se construyan en base a una permanencia en el tiempo. Proyectos a medio y largo plazo.

Este tipo de influencia nos puede ayudar a conseguir éxitos en los proyectos que iniciemos. Siempre desde la mesura, el equilibrio y la pureza de nuestro corazón.

Los efectos de la luna se pueden sentir un par de días antes y tres o cuatro días después de la luna llena, en el caso del eclipse pueden ser varios meses después, hasta cinco o seis meses. No obstante cada uno de nosotros somos únicos, puedes o no sentir algo, puedes o no notarlo durante esos periodos, lo que tu sientas será perfecto. No olvides que tu eres tu propio maestro, sigue siempre tu intuición.

Aquí tienes una meditación canalizada para aprovechar la energía del eclipse, si lo sientes te invitamos a que la experimentes. Abre tu corazón y fluye.

¡Feliz eclipse!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Categorías

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

SÍGUENOS EN YOUTUBE

Pin It on Pinterest