LA ESENCIA DE LA VIDA

LA ESENCIA DE LA VIDA

Le miró con el descaro que le proporcionaban sus altivas coletas rubias, ese descaro que siempre sería su marca de identidad, con cierto aire de desdén ligero le dijo, «aunque no seas lo suficientemente guapo para mí, vas a ser mi novio». Alberto, que no era más que...

Pin It on Pinterest